lunes, 26 de noviembre de 2007

Kore wa nan des ka?

Hola!

Llegamos finalmente despues 30 arduas horas de aviones -10 a Washington, 6 horas de espera, 13 y monedas a Tokyo- sin saber ya como acomodarnos en el asiento. Pero henos aqui, 6.29 AM -Las 6.29PM hora Argentina-, en el mas profundo de nuestro insomnios -mentira, cari puede dormir y seguir durmiendo, nico no-.
Bueno basta de pavadas y vamos al grano. Nos encontramos en pleno centro de Tokyo, en la ciudad de Shibuya (famosa por el cruce de calles con carteles iluminados, que se puede apreciar en peliculas como "Lost in Translation") y es realmente muy lindo.
Gracias a nuestras grandes habilidades como entendidos de culturas exoticas, pudimos decifrar la forma de tomarnos el "Narita Express", tren bala, que nos trajo en 1 hora reloj hasta esta hermosa ciudad.
A la salida, ya en plena noche, las luces de las pantallas y el J-Pop -Una suerte de sonido electronico que recuerda las viejas epocas del Gameboy y el Family Game- nos iluminaron el camino hasta nuestros queridos aposentos.
A la noche, salimos en busca de nuestro real destino -La comida-. Luego de utilizar todo nuestro intelecto para entender cual de las miles de pequenas puertitas de restaurant servia sushi, terminamos en uno... que obviamente, no servia sushi.
Pero impulsados por esa extrana picazon que genera la curiosidad, nos quedamos. El mozo era de por mas, confianzudo, y pese a que se ponia muchisimo esfuerzo de las dos partes, fue casi imposible entablar conversacion -Una carta importante para jugar en las relaciones internacionales, es siempre nombrar al referente: Maradona, o, aunque no lo crean, Lionel Messi es la nueva incorporacion para ubicar geograficamente nuestro pais en el globo-.
El restaurant era muy chiquito y su especialidad era comida 'asada' -Si, los argentinos terminaron comiendo asado-, pero con la pecularidad, que te traian una pequena parrilita Zen con carbon en forma de hielo rolito, en la cual vos te cocinabas tu propia comida, y luego la sazonabas con salsa de soja, Pasta Miso -a.k.a. Pastita dulzona- y Wasabi -Rabanito picante-.
Nuestra eleccion para la parrilla, recomendada en parte por nuestro nuevo amigo-mozo, fue un pescado muy sabroso llamado Hakko, Unagi -un tipo de anguila, que venia pinchado en un palito de brochet 'yakitori'- y otro tipo de anguila -o el mismo, vaya uno a saber- llamado Anago -Que fue lo mas rico que probamos, una delicia-.
Para los retractores de la barba de nico, nuestro nuevo amigo-mozo, nos dijo que le quedaba bien.

Ya fuera del restaurant, dimos una vuelta por el barrio, nos pasemos por mutiples callejones y callecitas, nos enteramos de las ultimas tendencias en moda Japonesa -Shortcitos infimos a 10 grados de temperatura ambiente para la mujer, y cortes pelos salvajes para los hombres-.
Aqui llegamos al final de esta primera parte, el internet anda medio lento por que estamos colgados de un vecino -El hotel tiene internet, pero por cable. Crease o no, en el pais donde el inodoro calienta la tabla automaticamente, el internet es por cable de red-.

Los queremos mucho, y hasta pronto

Domo Arigato Gozaimasu,
Cari-San y Nico-San

1 comentario:

Anónimo dijo...

Esta mal escrito tu titulo...

es "kore wa nan desu ka"