martes, 11 de diciembre de 2007

Cronicas Nipponas - 12vo Capitulo "El regreso"

Lamentable y afortunadamente cuando uno husmea otras culturas no puede
dejar de caer en comparaciones desbaratadoras, que vulneran los
propios sentidos.

Tuvimos la gran oportunidad de conocer una cultura lejana para
nosotros, tanto geograficamente como en conocimiento y consideracion,
como es Japon.

Sin idealizar ni profundizar mucho, lo que resalta a simple vista es
una extendida internalizacion de la norma, esto es la ley: respetar,
mantener limpia la ciudad, no hablar por celular en los
trenes y subtes simplemente para no molestar a los demas.

Tambien se destaca el enorme desarrollo economico y tecnologico. Y aqui viene una gran
cuestion de comparacion: Japon es un pais minusculo con 127 millones de
habitantes, alrededor de 337 de personas y media por kilometro cuadrado frente a los 14
que somos nosotros. Y con menores "recursos naturales" a disposicion que nosotros.

Pero en que consisten los recursos, en aquellos dones dados por la
sabia naturaleza o en la capacidad de razonar para poder utilizarlos
en propio bienestar y provecho.

De que sirven enormes recursos naturales si los "otros recursos" no existen o estan
en decadencia. La respuesta es obvia, los recursos estan
en la mente, y eso es inteligencia.

Hiroshima despues de aproximadamente 50 anos de un devastamiento nuclear se recupera y es
hoy lo que es, Argentina despues de 50 anos desde la misma fecha en
que cayo en la bomba -Epoca en que nosotros eramos conocidos por el granero del mundo-,
se encuentra en uno de sus peores momentos en cuanto a indices de pobreza y violencia.

Que paso con la abundancia de recursos? Ah cierto, no se bastaban por si solos, no se
trataba sencillamente de generacion espontanea?

Habia que hacer algo con ellos. Si algo!. Trabajar. Para programar a largo plazo, planificar,
cumplir objetivos, imponer una ley justa, educar, perseverar y
volver a perseverar, lograr una base sustentable y continua a partir de donde
despegar.

Pero no hacemos mas que derrumbar las bases y flotamos a la
deriva, esperando que solo el viento nos devuelva, despues de cada
tormenta, a un lugar seguro. Sabemos lo que paso y lo que esta
pasando.

En Argentina por el contrario lo que se ve a cada instante, desde que bajas del avion
y pones pies en tierra "firme", una constante transgresion a la norma, y un elogio permanente de la misma
permanente.

Somos muy vivos y despues nos reimos socarronamente
de los demas: el ponja, el chino etc.

Y nosotros? Donde estamos? Nos reimos de nosotros mismos tan socarronamente?

Los periodistas que cubren el partido de Boca, se asombran porque en Japon se pueden ver personas por la calle con
dos celulares. Me importa poco si son 2 o 3, La realidad es que quien tiene 2 celulares puede y el que puede, no deja de comer y
consume.
La tecnologia no esta solo en los aparatos electronicos para consumo individual sino que se plasma en un bien
social como los transportes publicos.
Como decia, me importa poco si usan por demas tecnologia, pues la tienen, nosotros no la tenemos,
no la valoramos, no la desarrollamos, no podemos hablar. El exceso es
un problema aparte importante, pero mas grave es la escasez: De
recursos sociales, no de individualidades geniales.

Cristina, el modelo industrial era valido quizas en el '45, ahora se requiere una mayor inversion cientifico, tecnoligica y cultural.


Hasta pronto.

No hay comentarios: