lunes, 30 de junio de 2008

Reflexión o Barbarie

Dice sabiamente Ricoeur:
"La guerra es y sigue siendo a nuestros ojos, ese cataclismo, esa irrupción del caos, ese retorno a la lucha por la vida en las relaciones externas de Estado con Estado. Esta sinrazón histórica tiene que seguir siendo injustificada e injustificable; el acontecimiento que consagra la separación completa de la caridad y de la violencia, al hacer saltar el vínculo frágil - la prohibición del homicidio - que las mantenía juntas, no puede ser objeto de una deducción moral."

Paul Ricoeur en Historia y Verdad, habla de dos éticas bien distintas en el hombre analizado a través del cristianismo.
La primera, el agapé cristiano, es decir la ética del amor al projimo, del "amaros los unos a los otros", que es tambien la etica de la caridad, la de poner la otra mejilla. Esta etica propone una forma sacrifical del amor, al no haber una resistencia ante una violencia.
La segunda etica, la pone en manifiesto San Pablo en el capitulo XIII de la Carta a los Romanos, cuando introduce la figura del magistrado "Cada uno en esta vida debe someterse a las autoridades. Pues no hay autoridad que no venga de Dios, y los cargos públicos existen por voluntad de Dios.". Ricoeur dice que aqui Pablo rompe con la invitación al amor mutuo y traza esta figura de autoridad la cual castiga al que obra mal.
Y ahí la ruptura entre las dos eticas, la del sacrificio que devuelve bien por mal y la del Estado coactivo, que devuelve mal por mal.
Pero hay un unico e indicustible limite entre las dos que las puede matener juntas, la prohibición del homicido "no mataras". Ese es el limite del Estado, el respeto a la persona en su vida y su dignidad.

Hace pocos días, tuve la oportunidad de visitar el Museo Aeroespacial Steven F. Udvar-Hazy, donde tenian en exposición el Enola Gay, el infame Boeing B-29 que en 1945 lanzó la primera bomba atomica que explotó en la ciudad de Hiroshima, en Japon.
Cuando el fuselaje del mismo fue expuesto en un museo de similar caracteristicas, surgieron muchas controversias, pero al contrario de las que se le hubieran suscitado a cualquier hombre de templanza, mas bien relacionadas con un conflicto interior etico, las protestas estuvieron dirigidas a que la muestra enfatizaba los resultados nefastos de la bomba atomica en lugar de las motivaciones y el rol que cumplió la bomba para terminar la segunda guerra mundial.

Museo Aeroespacial Steven F. Udvar-Hazy


Museo de la Paz (Hiroshima, JAPON)

No hay comentarios: